Lectura-EPM

Creer que las bibliotecas solo sirven para estudiar o coger un libro en calidad de préstamo, es estar equivocado. Estos espacios pueden adaptarse para múltiples actividades, y no solo para lo que de primer momento puedas imaginarte, como entrar a una sala a conectarse a internet gratuitamente, usar la red wifi o simplemente hacer la siesta del día.

Estoy hablando de algo más… pertenecer a un grupo de teatro, formar parte de talleres formativos en distintas áreas: ciencia, arte o tecnología; exposiciones artísticas, utilización de espacios como auditorios, salas de investigadores, costurero literario, clubes de lectura, consulta de recursos electrónicos y, hasta para quien lo desee, visitas guiadas.

Una biblioteca es mucho más que lectura. Es conocimiento, creación y entretenimiento.

Fueron muchas las generaciones que pasaron horas de sus vidas en una biblioteca investigando en un libro, debido a que en épocas atrás era la única forma de estudio asequible. Hoy estas mismas personas son las que se apropian de la transformación cultural que estos lugares han tenido.

Así lo hace Javier Gómez, un trabajador independiente que ha encontrado en la Biblioteca EPM una oportunidad de superación personal, y no precisamente por las clases de computador que recibe de lunes a viernes, sino por el equipo humano que ha encontrado en el grupo de profesores que hacen cada día su mayor esfuerzo para que estas personas, por primera vez, puedan tener un contacto fácil y práctico con un computador.

 

 

“Asistir por primera vez a una clase de computador no solo me ha ayudado adquirir la destreza de manejar el teclado, un mouse, herramientas con las cuales nunca había tenido contacto, sino que he podido sacar provecho de todo este aprendizaje en mis negocios personales.

Sin pensarlo dos veces volvería a estar en este y cualquiera de los programas de la Biblioteca, son una berraquera”.

Javier Gómez.

 

Aquí el pasaporte son las páginas de cada libro y el destino de viaje son los cuatro escenarios y un semisótano adecuado para el público infantil que se encuentra distribuida el estilo de pirámide. Esta fue diseñada por el arquitecto Juan Felipe Uribe Bedout para la divulgación del arte y la cultura al servicio de toda la comunidad.

Aquí para viajar no se necesita visa, solo hay que empacar los sueños y las ganas de aprender.

La Biblioteca EPM es un complemento de valor para las unidades de Información especializadas, académicas y públicas de la agenda local y nacional, no solo por suplir unas ausencias de contenidos, sino por la significativa labor que lidera en torno a los procesos de formación de hábitos investigativos, de apropiación e inclusión social del conocimiento, de recopilación de material científico, de divulgación de la cultura, y de formación de usuarios de todas las edades, como lo hacen Juliana y Paulina, dos amigas que encuentran en este espacio su lugar favorito de trabajo.

paulina-juliana

“Es uno de mis lugares preferidos en la ciudad, aparte de que puedo encontrar donde estudiar tranquilamente, soy una cinéfila que disfruta  venir a ver películas y a disfrutar de un café en compañía de mi amiga de trabajo de grado.

Este espacio es ideal para encontrar el conocimiento y descanso.

Paulina Reina.

Este lugar, además de ser un pequeño paraíso terrenal-literario, te permite sentirte libre y reencarnarte en la vida de lo que ves, lees y aprendes.

De todas las actividades que puedes encontrar cuando asistes a una biblioteca, ¿cuál es la que realizas con mayor frecuencia?